asistencia comisaria

Negarse a realizar la prueba de alcoholemia

¿Puedo negarme a realizar una prueba de alcoholemia?

Si, usted puede negarse a realizar una prueba de alcoholemia (recordemos que consiste en que un agente de policía o guardia civil usa un alcoholímetro reglamentario para saber cuánto alcohol tenemos en el cuerpo espirando aire; es decir, coger aire y soplar durante unos segundos hasta que el alcoholímetro pita o bien el policía nos dice que paremos).

Una vez que nos negamos, el agente, según el caso concreto, puede avisar al juzgado y se abren diligencias contra el conductor que se ha negado a realizar la prueba de alcoholemia.

Es decir, la negativa no sale gratis, pues está tipificada en el Código Penal como un delito y la pena va de seis meses hasta un año de cárcel según el art. 383 del citado texto legal.

Del mismo modo, el negarse a realizar la prueba conlleva una multa de tráfico, puesto que se trata de una infracción muy grave de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial según el art 65.5 d). La multa puede estar sobre los 500 €.

Así mismo, además de que se puedan abrir diligencias penales y, además de la multa, también conllevará la retirada de 6 puntos del carné de conducir.

En cuanto a las diligencias penales, se iniciarán, en el caso de negativa a someterse a la prueba, y si la tasa de alcohol en aire espirado supera los 0,60 miligramos por litro (1,2 g/l en sangre) y la pena va de tres a seis meses de prisión, además de retirarle el carné por un plazo de uno a cuatro años según el art. 379 del Código Penal.

No obstante, siempre que no se trate de una reincidencia y no se haya puesto en peligro la vida de terceras personas, la prisión puede sustituirse por trabajos en beneficio de la comunidad.

Es decir, ¿es aconsejable hacer la prueba de alcoholemia aunque sepa de antemano que voy a superar la tasa permitida? Es muy simple, si realizamos la prueba y damos positivo la pena va de tres a seis meses de prisión, mientras que si nos negamos a realizarla la pena va de seis meses a un año, o lo que es lo mismo, tal y como está la ley, compensa realizar la prueba de alcoholemia aunque sepamos que vamos a dar positivo.

 

Compartelo:Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail