Juicio Rápido alcoholemia

Juicio rapido por alcoholemia
El juicio rápido por alcoholemia

Qué es un juicio rápido por alcoholemia

Es un proceso creado por la Ley 38/2002, de 24 de octubre, cuya normativa legal se trata  en los art 795 y ss de Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Toda aquella persona que haya dado positivo en un control de alcoholemia o bien haya provocado un accidente y supere los 0,60 mg por litro en aire espirado será puesta a disposición judicial.

Será un Juzgado Penal quien resuelva sobre este proceso, normalmente el Juzgado de Instrucción que se encuentre de guardia.

En España no está prohibido beber y conducir, siempre que no se supere la tasa de alcohol permitida, lo que si está totalmente prohibido es conducir y tomar drogas, en eso, la tolerancia es cero.

Si superamos esa tasa de alcohol o bien nos pondrán una multa que puede llevar la retirada de puntos del carne de conducir, o bien la policía o la guardia civil nos imputará un delito de alcohoelmia y nos citarán para un juicio rápido en un juzgado de guardia.

Si te sacaste el permiso de circulación hace menos de dos años o vives de tu vehículo o camión, si soplas por el etilómetro no podrás dar más de 0,15 mg/l de alcohol en aire espirado; si eso ocurre la sanción será una multa y retirada de puntos.

En cambio, si tienes más de dos años y no eres un conductor profesional puedes llegar como máximo al 0,25 mg/l sin que te multen.

Si te hacen la prueba de drogas, dará igual la cantidad y dará igual la droga, des lo que des, habrá o multa y retirada de puntos o delito penal. Además, las enzimas de la droga pueden permanecer en el cuerpo durante semanas o meses.

Cuánto tardan en citarme para un juicio rápido

Si ha dado positivo en alcoholemia le va a llegar una citación del Juzgado de Instrucción. La pregunta es ¿cuándo?

Bien, eso dependerá de lo que haya ocurrido, es decir, si ha sido un control rutinario del alcohol, le han parado y ha dado positivo, la citación no suele tardar mucho, en un par de semanas es posible que le llegue a casa, aunque dependerá de cada juzgado.

Ahora bien, si la alcoholemia viene asociada a un accidente de tráfico, donde se han producido daños, lesiones o incluso fallecidos, puede retrasarse y la razón fundamental es que el juzgado tiene que valorar económicamente las consecuencias de ese accidente mediante informes periciales que debe recibir.

Las diligencias urgentes por juicio rápido pasan a ser diligencias previas donde el juzgado tiene que «investigar» lo que ha sucedido realmente.

De hecho puede retrasarse tanto la citación como la fecha del propio juicio, sin perjuicio de que le citen para tomarle declaración.

No obstante, siempre existe la posibilidad de volver a pedir la transformación de las diligencias previas en juicio rápido para agilizar el proceso judicial en el mismo juzgado de guardia.

El artículo 379.2 del Código Penal

El artículo 379.2 CP habla del delito de alcoholemia.

Este precepto nos dice que si superamos los 0,60 mg/l en aire espirado (soplando) o 1,2 gr/l en sangre cometemos un delito penal. Es decir, da igual que el alcohol haya influido en la conducción o no.

Por otro lado, también se nos dice que si conducimos bajo la influencia de alcohol (o las drogas) aunque no superemos los 0,60 mg/l, igualmente estamos cometiendo un delito penal.

¿Cuál es la diferencia entonces? ¿Me van a condenar si o si? En el juicio, el Fiscal y los agentes intentarán demostrar al juez que no estabas en condiciones óptimas de conducir, pues el alcohol ha influido aunque no superaras el límiete, y, por otro lado, tu abogado defensor, intentará demostrar lo contrario, que no ha influido para nada.

Los agentes de autoridad, una vez se superen los 0,40 mg/l ya imputan un delito por alcoholemia, y la prueba que utilizarán en tu contra, además del ticket del etilómetro serán los síntomas que evidenciabas en el momento de la prueba o del accidente.

En qué consiste el juicio rápido

Son juicios para penas que no pasen de 5 años de prisión

Estos juicios tratan delitos cuya con pena que no pase de cinco años, o con cualquier otra pena (ej: privación del permiso de conducir vehículos, multa, aproximarse a la víctima) cuya duración no pase de diez años, siempre que el procedimiento se inicie a través de un atestado policial y que se produzca una detención y en breve esa persona sea llevada al juzgado o que, aunque no se detenga a nadie, la policía entrega una citación para comparecer ante el Juzgado de guardia. 

Además el delito que se cometa debe ser flagrante (donde la policía prácticamente detiene en el acto a los culpables, aunque su detención se produzca cuando salen corriendo, o bien, si los detienen con pruebas que hagan suponer que han sido parte del delito;

Delitos que se tramitan por el juicio rápido

  1. Contra la seguridad vial, alcoholemias, conducción temeraria, conducir sin permiso, exceso de velocidad, negarse a un control de alcoholemia
  2. Violencia física o psíquica habitual (contra personas del art 173.2 CP), amenazas, lesiones, coacciones.
  3. Hurtos
  4. Robos
  5. Hurtos y robo de vehículos
  6. Daños (art. 263 CP.)
  7. Drogas. (art 368.2 CP)
  8. Propiedad intelectual o industrial (art 270 CP y ss)
  9. En general todo delito cuya investigación se valore que será sencilla y rauda.

Cuánto cuesta un juicio rápido por alcoholemia

Un juicio rápido por alcoholemia tiene un coste de 399 €.

Este precio es para todo Madrid, son los honorarios del abogado penalista. No es necesario contar con procurador en este juicio penal.

juicio.rapido.alcoholemia.precio

El control de alcoholemia

Si usted ha ingerido alcohol, lo más prudente es que no use su vehículo, de lo contrario, si los agentes de autoridad le paran y le hacen la prueba de alcoholemia y supera los límites legales se entiende que se encuentra bajo los efectos de bebidas alcohólicas; recuerde que si supera los 0,60 miligramos por litro de aire espirado dará positivo en el alcoholímetro. Ese nivel de alcohol se capta mediante una prueba muy sencilla, consistente en soplar de manera constante e intensa hasta que lo indique el agente.

No obstante dicho terminal lo utilizan los agentes previamente a realizar la prueba y nos da una orientación sobre la cantidad de alcohol que tiene el conductor. Una vez que se ha soplado, el la pantalla del terminal mostrará un resultado, y, si es positivo, el agente de autoridad utiliza un etilómetro, donde se sopla una primera vez, y luego una segunda. Dicho terminal, al igual que cuando pasas una tarjeta por un comercio, expulsa sendos extractos con los resultados de la prueba y la tasa de alcohol, que los agentes unen a su denuncia para, posteriormente en el juicio rápido por alcoholemia que se celebrará en unos días (entre 24 y 72 horas, aunque puede que se rebasen esos plazos). Ese extracto se usará como prueba contra el conductor, que pasará a denominarse en el juicio por alcoholemia como «investigado» (antes se llamaba imputado).

Puede darse el caso de que el resultado del etilómetro no llegue a 0,60 mg por litro en aire espirado, pero si que supere los 0,25, ante lo cual ya no tenemos delante de nosotros un delito penal sino una multa administrativa, salvo que, existan más indicios que denoten que el conductor si que estaba bajo la influencia del alcohol. Es decir, se puede cometer un delito contra la seguridad vial incluso sin superar los 0,60 mg por litro en aire espirado.

Accidente de tráfico con alcohol

No obstante no es lo mismo que te paren en control y des positivo que tener un accidente y que te hagan la prueba dando el mismo resultado. Las consecuencias penales son mucho más severas en el segundo caso, sin importar la tasa que indique el alcoholímetro, piensa que el seguro no se hará cargo de los daños materiales o personales que produzcas a tercersos, tendrás que pagarlos de tu bolsillo.

Si me retiran el permiso de circulación ¿puedo cumplir la pena solo los fines de semana?

La respuesta es afirmativa; ahora bien, deben darse una serie de requisitos y, además que el Juzgado lo permita. Si quiere saber los requisitos pinche en este enlace.

fraccionar carnet de conducir
Retirada del carne los fines de semana

Atestado policial y sintomatología

Una de las pruebas que a buen seguro, constará en el atestado policial será lo que declaren los policías o guardias civiles en el posterior juicio sobre los síntomas del conductor, esa declaración de los agentes constituye una prueba de cargo en contra del conductor, de tal manera que aunque no se superen los 0,60, usted puede ser condenado por un delito contra la seguridad vial,  y por tanto que se encontraba conduciendo bajo los efectos del alcohol, si hay más pruebas en su contra; cosa contraria de lo que sucede cuando el resultado del etilómetro supera el 0,60, en cuyo caso, no se necesitarán más pruebas, con eso es suficiente para que usted sea condenado por conducir bajo los efectos del alcohol.

Juicio rápido de alcoholemia sin antecedentes penales

En este caso, las posibilidades de una condena a prisión son mínimas, siempre que no se haya producido un accidente con resultado de muerte o heridos graves y no se haya tampoco ocasionado daños a la vía pública.

En estos casos el abogado penalista negociará con el Fiscal una reducción de la condena en un tercio, siempre que se asuman los hechos en una conformidad en el mismo acto de juicio rápido. 

La condena típica en estos casos es un año de retirada de carné con una multa que puede oscilar los 1.000 €.

Con la reducción, la retirada del permiso se quedaría en ocho meses y la multa se reduciría de manera proporcional.

No obstante, si quedarían antecedentes penales, lo cual será muy peligroso si hay una futura condena por los mismos hechos.

Juicio rápido de alcoholemia sin abogado

Si te presentas en el juzgado el día del juicio rápido y no llevas a un abogado penalista para que defienda tus intereses el juzgado de Guardia llamará al Colegio de Abogados de Madrid o de Alcalá de Henares para que te asignen un abogado de oficio.

¿Quiere decir eso que el abogado es gratis? No, la justicia gratuita está pensada para personas que no tienen recursos y, por tanto no pueden pagarse un abogado.

Cuando llegue el abogado de oficio, lo primero que hará será rellenar un impreso con todos tus datos, tus ingresos, si eres soltero, casado, si tienes hijos, hipoteca, si tienes vehículo, si tienes piso en propiedad o vives en alquiler, deberás firmarlo y entregárselo al letrado.

El Colegio de Abogados lo remite a la Comunidad de Madrid y serán ellos los que decidan si tienes derecho a la justicia gratuita. En unas semanas, te llegará tanto a tí como al abogado de oficio que te asista una carta concediendo o denegando la misma. Si te la deniegan tendrás que pagar los honorarios del abogado de oficio.

La ley de Justicia Gratuita dice que se otorgará abogado de oficio a personas sin recursos que no superen 

a)  El doble del IPREM para aquellos que no se integren en una unidad familiar, es decir, los solteros sin hijos.

b) 2 veces y medio el IPREM para aquellos que vivan en unidades familiares de menos de cuatro personas.

c) Tres veces el IPREM para las familias numerosas o con cuatro o más personas.

Pero… ¿qué es el IPREM? Se llama así al indicador público de renta de efectos públicos. Para el año 2.018 el IPREM mensual era 537,84 euros.

Por tanto, si eres soltero y ganas de 1.075,68 euros brutos no te concederán la justicia gratuita y tendrás que pagar de tu bolsillo al abogado de oficio.

Si tu unidad familiar es de 3 o menos personas, no podréis ganar entre todos más de   1.344,60 euros al mes brutos.

Y si sois familia numerosa y ganáis más de 1.613,52 euros brutos al mes entre todos, tampoco tendrás justicia gratuita.

Juicio rápido por alcoholemia reincidente

Para que se tenga en cuenta la agravante de reincidencia en un delito alcoholemia deben darse tres condiciones.

La primera es que tiene que haber una sentencia condenatoria firme y ejecutoria, es decir te tienen que haber condenado antes. Del mismo modo, si te han condenado pero existe un recurso pendiente tampoco se aplia.

La segunda, es que la condena anterior debe ser por el mismo delito (no hay reincidencia si tienes una condena por robo, por ejemplo, o por malos tratos).

La tercera es que los antecedentes penales no hayan sido cancelados.

Por tanto, si tiene un juicio por un delito de alcoholemia y se aplica la agravante de reincidencia podrán retirarle el carne por 20 meses y la multa será más elevada que la primera que le pusieron, sin perjuicio de que el fiscal pueda pedir una condena de prisión.

Si se celebra un juicio rápido y hay conformidad le retirarán el carnet unos 20 meses, más la pena de multa o trabajos, siendo muy improbable que el Fiscal solicitará pena de prisión.

Las penas por un delito contra la seguridad vial

Si ya nos encontramos en el Juzgado de Instrucción, asesorados de manera eficaz por un abogado penal especialista en juicios rápidos por alcoholemia, y hemos dado positivo en el control de alcoholemia, podemos ser condenados a lo siguiente:

  1. Que nos retiren el permiso de circulación de uno hasta cuatro años, más…
  2. Pena de cárcel de tres a seis meses, que podrá ser sustituida por
  3. Una multa de seis a doce meses (suelen poner unos seis euros/día, dependiendo de cada caso)
  4. Trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días (por ejemplo, barrer en una Iglesia)

Del mismo modo, se puede decomisar el coche/moto/furgoneta/camión a no ser que la valoración pericial que se haga del mismo no tenga nada que ver con la gravedad del delito, o bien se haya abonado la responsabilidad civil (caso de accidente con heridos).

También se puede perder el carnet de conducir si la retirada del permiso es superior a dos años.

Depensa penal

En un delito de alcoholemia o contra la seguridad vial, el abogado penalista defensor tiene varias alternativas para que el conductor no sea condenado (sobre todo, si es reincidente o bien tiene condenas pendientes o antecedentes penales no cancelados), no obstante, toda línea de defensa o estrategia en estos delitos tiene que estudiarse detalladamente ya que no todos los delitos son iguales.

– Usted ha sido detenido y llevado a comisaría: Si hay daños en la vía urbana o han resultado heridos terceras personas, lo más normal es que los agentes le detengan y lo envíen a comisaría para, una vez allí, tomarle declaración policial. Solo pueden tenerle detenido el tiempo mínimo necesario para realizar el atestado policial que tenga como fin el investigar lo que ha ocurrido así como identificar al conductor de vehículo y/o acompañantes. Lo normal es que esta investigación policial debe ser ágil y rauda; asimismo en las diligencias policiales se debe incluir la información al conductor detenido en comisaría, que le asista un abogado particular (preferentemente un abogado penalista especialista en delitos de tráfico y alcoholemias). En el caso de que alguna de estas indicaciones no se haya producido, se entiende que se han socavado los derechos del conductor detenido, lo que supone que la prueba contra el investigado se declarará nula de pleno derecho, o bien todo el proceso judicial, lo que conlleva que la persona detenida sea absuelta con todos los pronunciamientos favorables.

– Terminal etilómetro:  Dicho terminal que hace la medición (por el que se sopla) y que expide los extractos con el resultado, que los agentes incluirán en el atestado y que será la prueba de cargo contra el conductor que usará el Fiscal y, en su caso, la acusación particular (si la hubiere), tener que haber sido revisado cada cierto tiempo, más precisamente, de manera anual. Si no hubiera sido puesto a punto una vez al año, y se han venido practicando pruebas con dicho aparato medidor de alcohol, no será válido, puesto que no se encuentra al día. Dicho de otro modo, el abogado penalista tendrá que cuidarse mucho de revisar este hecho puesto que puede ser la diferencia entre ir a prisión o quedar libre, salvo que exista alguna otra prueba en contra del conductor.

– Prueba de alcoholemia: En dicha prueba se ha de soplar no una, sino dos veces, y no deben ser seguidas una de la otra. Entre «soplo» y «soplo» deben pasar por lo menos diez minutos; del mismo modo que si usted ha dado positivo en la prueba, el conductor tiene todo el derecho a efectuar otra prueba más que indique la tasa de alcohol en sangre o bien en la orina, de tal manera que dicha prueba pueda ratificar o no, el resultado del extracto del terminal etilómetro. Esta prueba que ratifica o no los resultados del etilómetro tiene un coste, y, a veces, no es gratuito para el conductor, ya que si se confirma lo «dicho» por el etilómetro su coste lo abonará el conductor investigado. No obstante ha de quedar claro y meridiano que la prueba del extracto del etilómetro es la prueba de cargo fundamental en contra del conductor por puede haber otras pruebas de cargo en contra que pueden ser tenidas en consideración por el Juzgado para acabar condenando por un delito contra la seguridad vial, puesto que, los policías serán llamados a declarar y, a buen seguro que declaran en contra del conductor, declarando que el conductor tenía los síntomas típicos de toda alcoholemia que veremos más adelante (nunca van en contra de lo que ponen en el atestado policial), además en el juicio rápido los agentes siempre, siempre ratifican delante del juez el atestado policial que trae como causa la instrucción del caso penal, lo que supone otra prueba en contra

– Síntomas de la ingesta de alcohol: Lo que los agentes pondrán a buen seguro en el atestado y declararán en el juicio penal que se celebrará en breve será siempre lo mismo y dirán que el conductor tenía la mirada enrojecida, un fuerte olor a alcohol, halitosis, que mostraba la cara enrojecida o colorada, que tenía el habla pastosa, que sus movimientos eran inapropiados, etc…

No obstante, todos esos síntomas no tienen porqué indicar que se ha cometido un delito contra la seguridad del tráfico, es decir, recuerden que el delito consiste en conducir BAJO LA INFLUENCIA, lo que quiere decir, que según las circunstancias físicas del conductor puede no haber ningún delito. Ahora bien, si se ha bebido una cantidad considerable de alcohol, en el juicio se debe demostrar que dicha cantidad de alcohol influyó o afecto en la conducción.

¿Cuándo recupero el carne?

Una vez que el conductor ha sido condenado por el Juzgado Penal por un delito de alcoholemia o drogas y la sentencia es firme, el Secretario Judicial realizará la liquidación de condena.

Una vez cumplida la pena, es decir, el ciudadano ha estado el tiempo estipulado por el Juez sin conducir su vehículo, el Juzgado Penal entrega de nuevo el carne de conducir al ciudadano.

En ese momento el conductor ha cumplido su pena y no pesa sobre él ninguna responsabilidad criminal.

Curso de recuperación total de puntos

Si la condena de privación del permiso de circulación del juzgado supera los dos años, el conductor tiene que realizar un curso en un centro autorizado.

Deberá aprobar dicho curso, y el centro emite un Certificado que acredite su aprovechamiento.

Del mismo modo se notifica al Registro Central de Infractores de la Dirección General de Tráfico, para que tenga constancia de ello.

Adicionalmente, se le pedirá realizar un examen teórico en una Jefatura de Tráfico donde se podrá comprobar que la persona ha asimilado el curso.

No se pide ningún examen práctico, pero si sensibilizar al conductor de las consecuencias de las imprudencias al volante.

Qué cantidad de alcohol hay que ingerir para dar positivo

Es imposible contestar a esta pregunta de forma precisa, pues los factores a tener en cuenta pueden hacer que una persona pueda dar positivo en la prueba de alcoholemia con tres cervezas y otra con cinco no supere la tasa de alcohol.

Estos factores pueden ser, el peso de la persona, su sexo, si comió o no, el tipo de bebida…

Aquí tiene más información

calcula consumo alcohol
Calcula tu consumo de alcohol