Conducir con drogas en el organismo

drogas.y.conducción
Drogas al volante

Grabaron su propia muerte tras una noche de fiesta, drogas y alcohol

La dirección General de Tráfico sabe que hay un 12 % de conductores que se ponen al mando de un volante tras consumir drogas o alcohol.

Aunque se consume durante todo el año, los picos de positivos por estas sustancias en los controles de alcoholemia se producen casi todos los años con las cenas de Navidad y en el verano, con motivo de las vacaciones estivales y en las fiestas de los pueblos.

Y no son los jóvenes quienes más consumen drogas y conducen, sino la franja entre los 40 y 50 años.

telefono.abogado.alcoholemia.madrid

Observa atentamente este vídeo

La droga que más se consume cuando se conduce

El cannabis y la cocaína son las drogas top al volante. 

Estas dos sustancias están presentes en casi la mitad de las pruebas realizadas por la policía y la guardia civil tanto en controles de alcohol y drogas como por consecuencia de un accidente de tráfico.

Casi la mitad de las muertes producidas en las carreras en el año 2.016 fue drogas o alcohol. De esa mitad muchos habían consumido drogas, y lo más preocupante es que esta cifra va en aumento.

Actualmente hay mucha diferencia entre los controles que se hacen de drogas y los de alcoholemia.

Cada año, se pueden realizar más de cinco millones de controles de alcoholemia en todas las carreteras de España, sin embargo, los test de drogas no llegan a los 150.000.

El motivo de esta diferencia tan grande es la complejidad que requiere el test de drogas frente a la sencilla prueba de alcoholemia.

Por otro lado, los aparatos que si hay droga en el organismo de un conductor son mucho más caros que los etilómetros.

El DrugSIP Mobility es un nuevo aparato muy sofisticado y pequeño que detecta las drogas en el organismo. Este dispositivo detecta los opiáceos, el polvo de ángel, la cocaína, anfetaminas y metanfetaminas.

Muchos conductores consumen estas drogas

La mayoría de las personas que conducen habiendo tomado drogas, éstas han sido cannabis o cocaína. Son las dos drogas más encontradas en el organismo de las personas fallecidas, estaba presente en la mitad de muertes al volante.

Esto es así debido a que desde mediados de los años 90, tanto el consumo de una como de otra ha aumentado casi un 23% y un 17% respectivamente.

Este conductor tomó drogas

La prueba de drogas

En un control de alcoholemia y drogas lo primero que hay que hacer es parar el vehículo, en caso contrario las consecuencias penales serán mucho más graves.

Una vez detenido el vehículo el policía debe informarnos de que se está realizando un contro, y que estamos obligados a soplar, así como a dar una muestra de saliva para el test de drogas.

La negativa a realizar las pruebas será un delito penal castigado con hasta penas de prisión y, además la retirada del permiso de circulación como mínimo un año. Todo esto se tramitará por el correspondiente juicio rápido.

Si del mismo salieras absuelto, te impondrán una multa de 1.000 € y te quitarán 6 puntos del carne.

Soplarás dos veces en el etilómetro. Entre prueba y prueba deben pasar, al menos, 10 minutos, sino, la prueba será nula. El resultado de la prueba te lo indican de inmediato. Más de 0,60 mg/l de aire espirado será delito.

Tras soplar, mediante un bastoncillo que te meten en la boca, te extraen una muestra de saliva que llevan al medidor para ver si has consumido drogas.

Si das positivo, tendrás que dar otra muestra. Esta vez, la mandan al laboratorio y la van a analizar. Allí detectan qué drogas hay en tu cuerpo.

Por supuesto, el vehículo quedará inmovilizado, salvo que otra persona puede llevárselo.

Los agentes deben darte la posibilidad de que te hagan una muestra de sangre en el centro de salud más próximo. Si das positivo, la pagarás de tu bolsillo, serán unos 120 € aproximadamente. Si das negativo te sale gratis.

El resultado del laboratorio se incorpora al atestado policial para, una vez concluido, enviarlo al juzgado de guardia correspondiente.

Los tipos de drogas

Las drogas estimulantes

Provocan nerviosismo,i la persona se encuentra inquieta, actúa por impulsos, muy impaciente, aceleran de forma importante nuestro cerebro. Estos estados se reflejan muy bien en lo controles que se producen los fines de semana en las zonas de bares y discotecas.

El speed, la cafeína, la teína, la teobromina, las anfetaminas y la nicotina.

Estas drogas hacen que la persona no note el cansancio acumulado (por ejemplo de una noche entera de marcha), y se puede conducir durante muchas horas sin hacer ninguna parada.

Se conduce mucho más deprisa de lo normal y se pierde el miedo, por lo que la imprudencia hace que se tomen curvas a mucha velocidad o se hagan adelantamientos muy peligrosos

Los efectos de 10 drogas en este vídeo

Drogas perturbadoras

Estas drogas destacan porque aún tomando dosis muy pequeñas pueden producir unos efectos muy importantes en el organismo.

Producen alteraciones en el pensamiento y en el entorno que nos rodea, pues percibimos las cosas de forma diferente, de ahí su nombre (perturbadoras). Son muy peligrosas.

Alucinógenos como el peyote, la mescalina o el LSD, también el hachís y la marihuana, y las drogas químicas como el MDMA, el éxtasis y los inhalantes como disolventes o colas.

Las drogas depresoras

Con estas drogas, los reflejos se reducen y el cuerpo tiene una sensación errónea de total control de la situación, las distracciones son frecuentes así como las ganas de dormir, los movimientos del cuerpo son muy lentos.

La heroína, la morfina, la metadona, el opio y el alcohol.

Este tipo de drogas hacen que las funciones del sistema nervioso de una persona se vean mermadas considerablemente.

No obstante, también pueden ser medicinas, como las que reducen la ansiedad, es decir, los ansiolíticos, o los medicamentos que ayudan a dormir como los hipnóticos, o bien algunos relajantes de los músculos.

Nunca conducir con drogas

Por los efectos indicados anteriormente es vital para nuestra seguridad y la de los demás no consumir ningún tipo de droga cuando vamos a ponernos en la carretera, pues la consecuencias pueden ser fatales, podemos morir y matar a personas inocentes.

Una tercera parte de las personas muertas en carretera las ha consumido.

En muchos casos, puede ocurrir, que el conductor, tras haber pasado varias horas sin consumir, tenga “flashbacks”, o lo que es lo mismo, revive los efectos de la drogas, lo que puede producir un accidente al no esperar dicho efecto.

Tolerancia cero con las drogas al volante

Mientras que con el alcohol hay una tolerancia de 0,25 mg/l en aire espirado, con las drogas no pasa lo mismo. 

Simplemente con que aparezcan en el test, habrá como mínimo una sanción administrativa de 1.000 € y una retirada de 6 puntos de carne.

A mayores, si hay heridos o fallecidos, o tan solo daños materiales, podremos entrar en prisión, sobre todo, si somos reincidentes.

Cómo afecta el cannabis a un conductor

La agresividad puede ser tu compañera de viaje ya que tienes una sensación eufórica, no obstante también puedes dormirte al volante.

Tus movimientos serán más pausados y quizás tengas una sensación seguridad, pero no es más que una ilusión.

Te puedes distraer con cualquier cosa que ocurra a tu alrededor lo que mermará tu atención a la carretera.

Si además, has consumido alcohol, aún peor.

Las anfetaminas

Efectos muy similares como quedarte dormido, conducción agresiva, violenta e impulsiva.

Tenderás a enfadarte con otros conductores.

El éxtasis líquido

O hablarás mucho al volante con los acompañantes o te quedarás dormido. Puedes tener alucinaciones debido al estado de euforia.

El LSD

Conducción agresiva, tendrás ansiedad o miedo, incluso alucinaciones. Estos efectos pueden durar casi quince horas.

La cocaína y sus efectos al volante

Vas a estar muy alterado, perderás la paciencia.

Vas a conducir de manera temeraria y tenderás a “picarte” con otros coches sin causa alguna.

No vas a tener tus facultades al 100%, y no serás capaz de concentrarte en lo que estás haciendo.

Al pasar los efectos, lo más seguro es que te quedes dormido al volante.

Casi todos los conductores que han consumido cocaína también han consumido alcohol.

Efectos del éxtasis en la carretera

Vas a sentirte muy alegre y contento, puedes tener alucinaciones lo que puede hacer que pegues volantazos en la carretera, pues serás muy sensible a la luz y verás borroso.

Como tu campo visual se reduce, en las curvas tenderás a abrirte mucho para tomarlas lo que va a provocar invadir el otro carril.

Puedes tener ansiedad y depresión y cuando acaban sus efectos, puedes relajarte hasta quedarte dormido.