Delito de conducción temeraria

¿En qué consiste este delito?

Lo regula el art. 380 del Código Penal y dice así: “quien conduzca un vehículo de motor o ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas”.

Este delito necesita de dos presupuestos, el primero conducir un vehículo (coche, moto, furgoneta, camión…) con temeridad y, como consecuencia de esa manera de conducir, se ponga en riesgo la vida o la integridad de terceros, o lo que es lo mismo, se necesita de la “participación” involuntaria de personas (llamado delito de peligro) respecto de las cuales existe un riesgo.

Es por tanto, conditio sine quanon, que esa imprudencia en la conducción ponga en peligro la vida o la integridad física de terceros, personas físicas, y esto es precisamente lo que particulariza a este delito, el riesgo de que se pueda dañar a terceros que, circulan, pasan o se encuentra en la trayectoria del vehículo que circula en dichas circunstancias.

Este delito hay que diferenciarlo de aquellos supuestos donde se produce un peligro abstracto no contemplado en el código penal; y este hecho es de vital importancia puesto que conducir temerariamente, a secas, sin entrañar peligro concreto a terceros, no cumple con los requisitos del art. 380 C.P (Sentencia Tribunal Supremo 1209/2009 de 4 de diciembre).

“La pena por el delito de conducción temeraria va desde 6 meses a 2 años de prisión y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años”

No obstante, a este delito de conducción temeraria se le puede sumar o añadir el hecho de hacerlo superando las tasas de alcohol permitidas lo que puede agravar la pena.

Compartelo:Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail